Reskilling: El método para reinventar el talento humano de las empresas.



A medida que cambian los formatos y se agilizan los procesos en los espacios laborales, las compañías se ven en la necesidad de maximizar las habilidades de su capital humano, con el objetivo de generar estructuras eficientes, donde cada colaborador pueda aportar lo mejor de si para lograr el desarrollo personal y de la empresa.


Es en ese sentido que surge el reskilling, una terminología para la cual todavía no tenemos un nombre en español, pero que, el diccionario de Cambridge define como el proceso de enseñanza o aprendizaje de nuevas habilidades para que la persona pueda desempeñarse en una posición laboral diferente.


El Futuro del Trabajo, reporte publicado en octubre de 2020 por el Foro Económico Mundial, indica que, en promedio, las compañías estiman que alrededor del 40% de los trabajadores necesitaran reskilling de seis meses o menos y un 94% de los líderes de negocio reportaron que esperaban que sus empleados aprendieran nuevas habilidades en el trabajo.


Las cifras son claras. En medio de esta revolución y transformación digital, es necesario que tanto las empresas como los individuos inviertan en la adquisición de nuevas habilidades, sobre todo aquellas vinculadas con la gestión de proyectos, data, ciberseguridad y digitalización. Asimismo, las compañías están prestando cada vez más atención a las soft skills o habilidades blandas, como el coaching, carisma, resiliencia e inteligencia emocional, y en consecuencia están invirtiendo en programas que potencialicen estas habilidades para combinarlas con los aprendizajes técnicos.


Ventajas del reskilling


  • Retención de colaboradores: Uno de los principales atractivos de aprender nuevas habilidades para los colaboradores es la oportunidad de crecer dentro de la misma compañía, ya que el reskilling no solo te permite desempeñarte en funciones distintas a las que estás acostumbrado, sino que garantiza que siempre tendrás movilidad dentro de la misma empresa, una idea atractiva para los reclutadores o gerentes de recursos humanos que deseen mantener a profesionales de alto nivel dentro de la empresa.

  • Equipos multidisciplinarios: El reskilling permite que las personas desarrollen habilidades, tanto duras y blandas, que quizás se encuentran alejadas de las tareas diarias que debe realizar de la empresa o de la carrera profesional por la que se decantaron en la universidad. Por ejemplo, puede ser que una profesional de psicología pase a mercadeo, lo que fortalecerá el equipo con las nuevas habilidades adquiridas sobre el tema, junto a su conocimiento previo del comportamiento de las personas y, por ende, del consumidor.

  • Capacidad para enfrentar industrias cambiantes: De acuerdo con un comunicado de prensa, la OCDE estima que El Foro Económico Mundial predice un resultado neto positivo general entre el crecimiento y el declive del empleo, pero también encuentra que la inestabilidad de habilidades en todos los trabajos significará que casi la mitad de las habilidades básicas cambiarán para 2022. Ante esta situación, es imprescindible que las compañías preparen a sus trabajadores para afrontar los cambios dados por la digitalización y la vez los suplan con las habilidades y capacidades necesarias para mantener la rentabilidad y competitividad de la empresa en la industria en la que se desenvuelven. 100 millones de puestos de trabajo pueden ser transformados radicalmente por la tecnología en la próxima década.


¿Cómo aplicar el reskilling?


Lo cierto es que a la hora de identificar o fomentar nuevas habilidades para los colaborares, no existe una fórmula mágica, sin embargo, Insperity, firma consultora experta en Recursos Humanos y AG5 Skills Intelligence Software ofrecen las siguientes recomendaciones para mantenerte en la tendencia y contar con un equipo abierto al aprendizaje de nuevas habilidades.


  • Identifica las habilidades de tu equipo. Trata de mapear sobre todo aquellas que no forman parte del área en la que se desempeñan.

  • Crea y fomenta una cultura de aprendizaje.

  • Mantente alerta a las nuevas tendencias del negocio.

  • Haz que el desarrollo de habilidades sea parte de la rutina de tus colaboradores.

  • Mantente abierto a las habilidades y especialidades de los empleados.

Un elemento clave a la hora del reskilling es el factor de quién lo fomenta, ya que si bien es cierto que es importante que los colaboradores entiendan la importancia de obtener nuevas capacidades para mantenerse vigentes en el mercado laboral, a menudo les resulta mucho más costoso de lo que le saldría a la empresa diseñar y promover un programa de capacitación.


De ahí que numerosos líderes han entendido el valor que tiene el apoyo en este sentido y promueven la formación continua dentro de sus equipos, como una forma de crear lealtad y de mostrar el compromiso de la empresa con sus colaboradores. Sin contar que es uno de los elementos más ponderados por la generación Z a la hora de elegir un trabajo. Es sí, tomando en cuenta que uno de los riesgos es invertir una suma cuantiosa en un recurso humano de alto nivel que, en cualquier momento, puede pasar a ser parte de otra compañía.


En definitiva, si quieres que tu organización se mantenga a la vanguardia y respondiendo cada reto, debes estar abierto a esta tendencia, y por supuesto, validar si el upskilling, del cual hablaremos en otra publicación, también es una opción adecuada para maximizar el potencial del capital humano de la empresa.