Aplica el método S.M.A.R.T a tus negocios




Seguramente has escuchado hablar de los objetivos S.M.A.R.T y cómo se han convertido en una herramienta vital para la planificación, tanto de emprendedores, como de compañías establecidas.


Se trata de un método simple que puede ayudarte a organizarte y alcanzar tus metas y las de tu equipo, sin necesidad de agobiarte. A continuación, te explicamos de manera sencilla en qué consiste y cómo puedes aplicarlo a tu empresa e incluso, a tus metas a nivel personal.


  • Specific (específico)

Está bien tener grandes metas o sueños, sin embargo, la mejor manera de alcanzar tus objetivos es subiendo la escalera peldaño a peldaño. Tus objetivos deben ser específicos, puntuales. Esto te permitirá ir tachando pendientes dentro de tu estrategia y así ir apreciando poco a poco, cómo vas avanzando.


Recuerda, mientras más logros conquistes, por pequeños que sea, mayor será tu motivación para salir adelante. Si tu objetivo es vender US$ 120,000 al año, empieza trazándote los objetivos por mes.


Que tus objetivos sean específicos, te ayudarán con el siguiente elemento.


  • Mensurable (medible)

Cuando tus objetivos son específicos, puedes tener con mayor facilidad indicadores que te ayuden a medir el éxito o no, de lo propuesto. Si te trazaste vender US$ 10,000 al mes, para llegar a tu meta de US$ 120,000 por año, si no cumples con la cuota de ventas, ya sabes que debes reformular la estrategia o rediseñar tus objetivos durante los meses siguientes.


  • Achievable (alcanzable)

Para trazarte objetivos, determinar si es alcanzable es un paso fundamental. Todos queremos maximizar nuestras ventas y sobrepasar la competencia, pero debemos ser realistas con nuestros servicios y el mercado. Si tu compañía vendía US$ 30,000 anualmente, a la hora de establecer la meta de US$ 120,000 debes estar claro de que cuentas con las condiciones del mercado y los recursos financieros y humanos que necesitas para lograr tu objetivo.


De lo contrario, no estás haciendo un plan realista. No se trata de tener poca o mucha ambición, se trata de pensar de forma estratégica y conocer el entorno de tu negocio.


  • Relevant (relevante)

A la hora de establecer tus metas, es necesario que analices qué es lo relevante y prioritario. ¿Debo trazarme como meta vender más o debo orientarme primero a mejorar la calidad de mi producto o servicio?


A partir de un análisis que te permita ver cómo lo particular, te ayuda en tu plan estratégico a 5 o 10 años, puedes tomar decisiones acertadas para tu negocio.


  • Timely (temporal)

Si quieres medir tu objetivo, debes establecer un periodo para establecer si tuviste éxito o no. Cuando concluya, es importante que revises tus indicadores y determines qué se puede mejorar, eliminar o seguir implementando.


En THRIVE Dominican Republic, estamos comprometidos con la excelencia, el emprendimiento y la productividad.


Si te interesa conocer más herramientas, te recomendamos que visites nuestro artículo: Sácale provecho a tus lunes con estas 5 claves para hacerlos más productivos.